06 noviembre 2010

Hoy

No hay mejor momento para ser feliz

03 noviembre 2010

No es lo mismo verlo que hacerlo

El otro día me libré por los pelos. Pero ya sea tarde o temprano, sé que tendré que hacer esto. Y no me veo ni me siento capaz.

20 octubre 2010

Campo de minas

Yo no tengo nada en contra de que la gente tenga perro, ni de que adopten perros, es más, me parece un acto loable. Un perro es un miembro más de la familia que te da cariño, compañía, con el que puedes jugar, etc, etc. Y además son bonitos.

Lo que no es tan bonito es sacar al perro a pasear y no recoger sus excrementos. Un perro es una responsabilidad, y está ahí para lo bueno y para lo malo (tanto para acompañarte una tarde en el sofá mientras ves la tv o para tener que acompañarle tú para que haga sus deposiciones en el exterior aunque haga frío).

Y ahí es donde yo quiero llegar. No me gusta pasear por la acera y tener que ir esquivando ñordas porque al amo no le apetezca coger una bolsita y depositarla en una papelera. Y cuando llueve ya ni te cuento.

Me parece muy fuerte que los amos saquen a sus perros a pasear al parque donde hay Pipi-can, además de papeleras con bolsas para recoger las deposiciones y aun así, dejen tales maravillas por el suelo. Que por allí juegan niños...

También está la opción de la gente que los lleva a descampados o a huertos para no tener que recoger después... Es tan alto el número de personas que hace esto que el ritmo de deposición de los excrementos supera al ritmo de su descomposición, lo que conlleva a la aparición de lo que yo llamo un campo de minas. Y eso molesta, huele y queda feo, y no es que yo sea una tiquismiquis, solo se trata de ser lo más higiénico posible y respetar a los demás.


Por otro lado tengo que defender a la gente que sí recoge los excrementos y que se topan con personas que las miran mal por el hecho de tener un perro, porque ya dan por sentado que van a dejar en el suelo semejante regalo.

Así que por favor, no cuesta tanto. Aquí dejo un vídeo de la campaña para concienciar a los ciudadanos por parte del ayuntamiento... + coco y - caca.



Y al magnífico Berto Romero dando unos consejos

16 octubre 2010

Tang Ji Je De

Anoche, mientras veíamos las noticias de La Sexta, anunciaron el próximo estreno de Tang Ji Je De, una adaptación cinematográfica de Don Quijote por parte de Efe Ah Gan.



Parece que solo queda la esencia de lo que fue la obra de Cervantes, con las aventuras y desventuras de un Don Quijote ahora llamado Tang Ji y un Sancho Panza llamado Sang Qiu, eso sí, ambientada en la China Antigua y con el kung fu por bandera.

Yo soy una de esas españolas (¿incultas?) que no ha leído el Don Quijote. No me obligaron en clase y no me surgió la curiosidad por mí misma, aunque sí lo tengo en casa. Me conformaba con los dibujos, que tenían una canción muy pegadiza.



Sanchooooooooo, Quijoteeeeeeee

De todos modos, a mí me gustaría ver esta adaptación, porque según parece en el trailer, las risas están aseguradas...

13 octubre 2010

Chachachá... mamboooo

Tras 2 semanas de clases de aerobic, puedo decir que algo me motiva. Yo soy de esas personas a las que cuando algo se le pone difícil lo deja, por falta de motivación o simplemente por pique (hola videojuegos). La primera semana estuve a punto de no volver, porque veía que no pillaba el ritmo ni a la de tres, aunque ahora las cosas han cambiado.

Sé que el aerobic a día de hoy está de capa caída, pues lo que más se lleva ahora es conseguir un cuerpo 10 en el menor tiempo posible, algo que no te proporciona este deporte. Pero para mí es un logro por tres cosas: ha conseguido que yo haga deporte (eso es ya es bastante); aprendo a coordinar y a memorizar los pasos; y cuando acabo me siento bien conmigo misma, feliz. Será esa sensación en la que despejas la mente y de la que habla el resto del mundo que hace deporte, y que yo no podía entender ni de lejos.

Al final de la clase también hacemos abdominales y estiramiento. El primer día casi muero, y ya ves tú, no era para tanto, pero 5 años sin hacer deporte es lo que tiene... Y la flexibilidad has gone, es algo que ya tengo asumido, jaja.

Por otro lado, hay algo que no me gusta, y tiene que ver con la localización del pabellón de deportes de la UMH, donde se imparten las clases. El pabellón lo abrieron el curso pasado y el acceso está fatal. Vamos, que o vas en coche o atraviesas el monte... y yo no tengo coche. Cuando salgo ya está oscuro (y más ahora que va a entrar el invierno) y, o bien coges un camino por donde pasan los coches y te pueden atropellar o te vas campo a través, donde más de algún o alguna indeseable podría darte un susto, porque ya digo que está todo oscuro.


Google maps señala la desértica zona...

Así que... ¡a ver si mejoramos pronto el acceso! Ya ves tú lo que cuesta hacer un camino bien iluminado y transitable...


Estos hombres no pueden decir: "antes, todo esto era campo". Porque lo sigue siendo. Foto de Diego fotógrafos.

Bueno, espero que esto me siga gustando y seguir yendo, que para mí es todo un reto. Tendré que sacar provecho a los deportivos, calcetines y las mallas del Decathlon xD

08 octubre 2010

Cazorla, qué hermosa eres

Ya tenía ganas de hacer una escapadita como la del fin de semana pasado. El viernes por la tarde me fui junto a tres de mis amigas hacia Jaén, concretamente a Pozo Alcón, el pueblo del padre de Amanda, donde tienen una casita familiar. Creo que faltó poco para que nos recibieran así...

Nada más llegar exploramos la casa. Era una típica casa de pueblo con 3 plantas y escalera de caracol interminable, donde por la noche te cagas de miedo al escuchar ruidos extraños, y si no que nos lo digan a nosotras. También fuimos a comprar víveres para el fin de semana.

Cuando acabamos fuimos a visitar a la tía María, que quería recluirnos en su casa contándonos acerca de todas sus actividades de jubilada (qué marcha lleva encima) y después a cenar a un bar que creo recordar que se llamaba bar Fausto, donde caña y tapa (o tinto y tapa, en su defecto) estaban por 1,20 aprox. Lo único que no me gustó de allí fue la careta de cerdo.

Después fuimos a echar un billar y a la supuesta discoteca del pueblo, de la que salimos escopetás porque nada más que había 4 hombres. Así que seguimos la fiesta en casa hasta que empezamos a escuchar ruidos raros y salimos con un palo a ver qué pasaba. Era el viento, oh my god.

A la mañana siguiente salimos a la montaña (sierra de Cazorla), sobre todo a la zona del río Guadalentín (si no recuerdo mal su nombre, aunque puede que me equivoque) donde había un pequeño bosque de álamos. Es un paraje muy bonito, con muchas zonas donde se ralentiza el río y donde te puedes bañar, aunque en octubre no es una muy buena idea...


¿Jacob?




Nos acompañó gran parte del viaje un lindo gatito, del que me hice amiga y al que alimenté con patatas campesinas. Después descubrí que solo me quería por las patatas, ADV.


También nos sorprendió una cabra extraviada a la que el gato acechaba con ganas de hincarle el diente en la pata.



Casi morimos subiendo la montaña a las 4 de la tarde para volver a dónde habíamos dejado el coche, qué manera de sudar.

Cuando llegamos a casa nos duchamos, preparamos una pequeña merienda y nos pusimos a ver una película "de amor" (como dice Amanda). Volvimos a cenar al bar del día anterior, pero decidimos montarnos la fiesta en casa (fiesta pijamera). Hicimos un intento de jugar al party que se dejaron los inquilinos de mi antigua casa, pero es un party para gente muy culta (o nosotras que somos muy zopencas...). Celebramos nuestra Nochevieja particular, ya que teníamos un campanario al lado donde cada 15 minutos tocaban las campanas. Así que medio disfrazadas, mojito en mano y con 12 pelotazos salimos a la calle. El vídeo no tiene desperdicio. Finalmente nos acostamos y antes de dormirnos solucionamos el hambre en el mundo.


Al día siguiente nos preparamos los bocadillos para ir a Cazorla again. La zona por la que estuvimos me gustó mucho más. Veíamos de fondo el pantano de La Bolera y seguimos todo el rato por un sendero al lado del río, hasta que no pudimos caminar más porque nos mojábamos
.




Comimos aquí.

Después de comer volvimos a por las maletas y pusimos rumbo a Elche. Me lo pasé muy bien, la verdad es que me apetecía desconectar un poco e ir a un lugar como Cazorla, donde pudiera disfrutar de la naturaleza. Os la recomiendo.

29 septiembre 2010

De gatos va la cosa

Hacía siglos que no pasaba por mi campo, y por fin lo hice este domingo. Ya había olvidado esa sensación de estar relajada, tumbada al sol, con poco que hacer y sin ninguna preocupación, solo disfrutando del día.

Mis padres ya me habían avisado de que hacía tiempo que la única gata que parece que pulula por allí había tenido dos gatitos, pero aún no los había visto. Y el domingo los vi, pero ya están bastante crecidos. Son pardos y tienen los ojos verdes verdes.



¿A que son preciosos?

La gatita (izquierda) tiene la barriga más blanca y las patitas delanteras, mientras que el gato (del que estoy enamorada) es un poco más oscuro.

Estos días he estado en casa de Neus y su gato Poncho me ha recordado la manía que tienen todos los gatos de observar el mundo desde la ventana/balcón. Quizás habría que sacarlos más a pasear, no vaya a ser que les dé por saltar.


Qué hermoso que está

25 septiembre 2010

Con ganas

Por fin acabé mi semana y pico como chicaqueinformaenlamatrícula en la universidad, menos mal. Será un trabajo, y te pagarán, pero madre mía qué sopor, estar a 30º toda la jornada y ver cómo la gente es tan manca para algunas cosas, o ver madres que hablaban por sus hijos, aguantar gente que olía mal, o directamente no tener gente, que no sé que es peor... las horas no pasaban.

Y sí, por fin tengo ahora una semanita de vacaciones, vacaciones de otoño. Solo me queda ir a la universidad a echar la beca (que haya suerte, por favor) y leerme unos artículos que me dieron. Así que aprovecharé para socializar y para hacer una escapadita a Jaén el fin de semana que viene, al fin iré a Cazorla.


En octubre ya empiezo con mi nueva vida, qué ganicas. Iré al laboratorio en el que se supone que acabaré haciendo el proyecto del máster, espero estar a gusto. También empezaré con clases de aeróbic en el gimnasio, habrá que verme, jaja. Y otra cosa que voy a hacer es un curso de inglés a distancia de la Escuela Oficial de Idiomas, el That's English, que con bachiller entras directamente a primero de intermedio.


Como véis, a partir de ahora mi vida va a estar repleta de cosas por hacer, ojalá todo vaya bien, ya os iré contando. Pero de momento, al menos tengo una semanita para relajarme, que ya me venía haciendo falta...

21 septiembre 2010

20 septiembre 2010


¡Recargadas! Espero que me duren

18 septiembre 2010


Mantente en pie mientras todo a tu alrededor parece explotar

14 septiembre 2010

12 septiembre 2010

New experience

Llevaba todo el verano queriendo ir al autocine, pero no fue hasta ayer cuando tuve la oportunidad de ir aquí.

Junto a unos amigos, y con el bocata y las sillas de playa en mano, allá que nos fuimos. Llegamos y montamos la mesita entre los dos coches y nos pusimos a cenar, charlando tranquilamente. De la misma forma, había muchos grupos de amigos, e incluso familias con niños que se montaron una buena cena antes de que empezaran las películas.


La pantalla era bastante grande y estábamos situados en una buena posición. Por 6€ vimos dos películas al aire libre, pudiendo incluso hablar en tono moderado, disfrutando de buena compañía y de una velada agradable al aire libre. Algo que no puedes hacer en un cine convencional, donde además por ese precio solo puedes ver una película.

La experiencia en sí estuvo muy bien, los autocines no son como nos pintan en las películas americanas... ¿o quizás sí? Porque a veces se escuchaba el pito de algún coche o se veía como apretaban el freno, jeje.

Lo que no estuvo tan bien fueron las películas, tanto para mi gusto como para el resto de amigos. Primero empezó Aprendiz de Brujo, un film de Disney que, quieras o no, está dirigido para todos los públicos (lo dice una que va a ver Toy Story, ejem...), tenía muchas coñas ridículas y todo acaba como se supone que debe de acabar. Un poco malica.


Tras una breve pausa empezó Centurión. Le faltaba chicha... epic battle fail. Y eso que a mí me suelen gustar bastante este tipo de películas. Pero bueno, estaba mejor que la primera xD



Sin embargo, me gustó mucho un personaje de la película, Etain. Audaz como ella sola.



En fin, si alguien todavía no ha probado un autocine, lo recomiendo muchísimo. Si se queda al aire libre, que se lleve ropa de abrigo y manta incluida, que madre mía... y si no, que se meta al coche, desde donde puede sintonizar el audio de la película.

04 septiembre 2010

Decisiones

En la vida hay que tomar decisiones, y ésta no ha sido fácil. Me he pasado el verano sopesando los pros y los contras de irme a vivir a Barcelona, ciudad en la que estaba admitida en un máster, o de quedarme aquí.

No me hubiese venido mal cambiar de aires, la verdad. En un principio la idea me parecía agradable, pero a medida que pasaba el verano me estaba dando cuenta de que quizás no fuera la mejor opción, al menos de la forma en que yo quería hacerlo. Y cuando quisiese volver sería más difícil retomar mi vida.


Pero ahora ya lo tengo claro, me quedo aquí, en mi ciudad. Ayer tuve una larga charla con dos investigadores cuyos proyectos me encantan, y se preocuparon tanto por mí y me lo pintaron tan bien (a excepción de que seguiría dependiendo de becas) que me quedo. Empezaré a pasarme por los laboratorios ya el mes que viene, a pesar de que el máster no empiece hasta noviembre. Y si todo sale bien, haré el doctorado.


Sé que es difícil y el camino es duro. Pero estoy decidida a hacerlo. Deseadme suerte.

23 agosto 2010

LHC / Muchachada Nui / Museo Coconut

Como la mayoría sabe, Muchachada Nui llegó a su fin hace algunos meses. Los creadores de este programa y La Hora Chanante están trabajando en Museo Coconut, un nuevo proyecto que empezará a emitirse en octubre en Antena Neox.

El nuevo show girará en torno a los personajes de un museo, que serán interpretados por los actores que todos conocemos (Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Julián López, Carlos Areces y Pablo Chiapella). No se basará en
sketches (aunque sí puede haber alguno animado), sino que habrá un argumento y los personajes serán fijos, salvo pequeñas intervenciones ocasionales de algunos "artistas" invitados. Uno de los puntos buenos es que el programa se está grabando en un plató y que todo el que quiera puede asistir como público, cosa que no era posible con LHC y Muchachada Nui. No sé cómo puede llegar a ser de divertida la grabación, pero sí sé lo que es un monólogo de Joaquín Reyes... altamente recomendable.

Algunos telespectadores pueden estar disconformes con este cambio de aires, aunque yo creo que va a ser mejor, porque a mi parecer el programa empezaba a ser un poco repetitivo, con algunos
sketches con los que te morías de risa o con otros que te dejaban indiferente.


En fin, esperaremos a octubre para ver la creación de estos muchachos. De momento os dejo con el anuncio en Neox. Solo con verlo ya me parto.




Fuentes:

22 agosto 2010

Como una niña con zapatos nuevos

Yo no soy muy de encapricharme con zapatos, pero desde que vi estas sandalias hace unos 3 meses en un escaparate me enamoré de ellas.

No sabía si comprármelas o no, porque me parecían un poco caras... Pero, para algo tengo un (muy) pequeño sueldo de becaria, ¿no?



Y qué bonitas y rebonitas que son. Lo malo es que las estrené la noche de La Roà (sábado 14), cuando cayó un buen chaparrón y la tela ha sufrido algunos daños.

El jueves que viene abre un Primark en Elche, y ya no me hará falta hacer los viajes hasta Murcia. Lo malo es que ahora me cruzaré a varias muchachuelas con la misma camiseta, o los mismos zapatos que yo, cosa que no me gusta nada.

21 agosto 2010

Crónicas viajeras: 17-20 abril

Día 17

Por la mañana (si no recuerdo mal), Neus, Iván y Rosa fueron de nuevo al aeropuerto, mientras que Sergio y yo nos quedamos cocinando. Todo era muy incierto, no sabíamos cuándo iban a salir los vuelos que llevaban retrasados desde el jueves hacia París, con la compañía de Air France. En el aeropuerto la compañía no sabía nada, pero anotaron nuestros nombres y un número de teléfono al que poder llamar cuando tuvieran noticias.

Por la tarde estuvimos perreando, sin hacer mucho. Gracias a la nube de cenizas en Europa, esa noche cogimos un autobús rumbo a St Paul, donde se celebraba el nuevo año hindú. No sé si lo he dicho en algún post anterior, pero una de las cosas buenas de esta isla es que hay mucha mezcla de culturas; criollos nativos, franceses, hindúes... Mientras disfrutábamos del espectáculo, yo no hacía nada más que repetir que me tenía que apuntar a clases de danza para aprender a hacer la danza del vientre y demás. ¡Cómo se movían! Aquí os dejo un vídeo de una muchacha que enamoró a más de uno:

video

La fiesta acabó algo más tarde de las 11 de la noche, y ya no podíamos volver a casa, pues no había servicio de autobuses, ni taxis, y tampoco teníamos el coche de alquiler. Hacer autostop no era lo más seguro en ese momento, así que decidimos quedarnos a dormir en la playa (la misma playa en la que dijeron que habían violado a dos chicos, así que como veréis... nada es seguro). Me daba un poco de reparo porque solo éramos 5... aunque cuando nos acostamos con los sacos en un lugar apartado, mi cuerpo no podía más y me dormí como un tronco.


Día 18

Amanecer en St Paul


Nos levantamos sobre las 6 para coger los autobuses de vuelta a la residencia. Neus, Sergio (¿o era Iván?) y yo, nos fuimos haciendo autostop hacia el aeropuerto. El hombre que nos recogió era muy majo, ni siquiera le pillaba de paso. Nos dijeron que los aeropuertos de París estarían cerrados hasta el martes y volvieron a tomarnos nota, asegurándonos que nos llamarían. ¡Toma ya! ¡Dos días más en la isla!

Tras llegar a la residencia, bajamos al mercadillo que ponían cerca de la misma. Hacía mucho calor, pero había un montón de fruta súper apetecible (y dentro de lo que cabía, barata). Compramos bastante y probamos la fruta de la pasión ^^


Después de comer nos pegamos una siesta "typical spanish" y nos bajamos al patio de la residencia a jugar al parchís. Creo que estuvimos jugando una partida de 4 a 7 mínimo. Sí, sí, como lo leéis. Estamos en una isla a 9000 km de casa en la que podemos disfrutar de las playas y nos pasamos la tarde tirados jugando al parchís. Y es que nos empezamos a tomar las cosas con calma. Mis amigos se pidieron un café de la máquina que estaba repletito de hormigas, jaja. Me alegré de que no me guste el café.

Por la noche, los cuatro viajeros bajamos a un bar cercano a la universidad, para tomarnos unas cervezas y picar algo. Después cenamos en la residencia, con los amigos de Neus.


Día 19

Nos propusimos ir a hacer los pesados al aeropuerto todos los días. Y así lo hicimos. Y es que según los rumores, había algún que otro avión que salía por las noches y podría ser el nuestro. No queríamos perder la oportunidad de volar. Sin embargo, la compañía seguía sin saber nada. Muchos de los viajeros estaban atrapados en la isla, durmiendo en camas que habían habilitado en el aeropuerto y sin poder lavarse la ropa. Al menos nosotros teníamos un sitio donde dormir, ducharnos, lavarnos la ropa, y sin gastar apenas más dinero. Aunque ya empezaba a pensar en todo lo que tendría que hacer al volver a casa...

A partir de entonces las vacaciones en la isla se volvieron un poco extrañas. No teníamos coche de alquiler, perdíamos las mañanas para poder ir al aeropuerto, y Neus y el resto de Erasmus tenían muchos trabajos y exámenes, así que ya no nos juntábamos por el día, y solo algunas noches para cenar.

Ese día cogimos un par de autobuses para ir de nuevo a la playa de Boucan Canot. El trayecto que hacíamos en media hora con el coche se hacía en más de dos horas en bus. Aunque una vez que llegabas a tu destino, no te importaba. Comimos en un chiringuito, unas ricas hamburguesas, mientras leíamos noticias sobre el caos aéreo en el periódico. La playa estaba más vacía que la primera vez que fuimos, ya que era lunes. Estuvimos buceando un poco, aunque sobre todo estuve disfrutando en la orilla, moviéndome hacia atrás y adelante con las olas y el resto de la gente. Momento donde los haya.


A las 6 salía el último autobús. Pasamos antes a por unos granizados de piña, ¿melocotón? y plátano de medio litro. Brutales, no había quien se los terminara.

Por la noche fuimos a ver a Neus y algunos de sus amigos que estaban ensayando en el gimnasio, haciendo malabares y acrobacias, ya que estaban preparando una actuación para un circo que se celebraba en mayo. Pretendíamos cenar en el bar de la universidad, que hace unos bocadillos ricos ricos, pero ya estaba cerrado y tuvimos que preparar una ensalada rápida porque en breve también cerrarían la cocina de la residencia.

Día 20

Nos levantamos con la intención de ir a alquilar un coche, ya que así ganaríamos tiempo y podríamos llegar rápido al aeropuerto en caso de que fuera necesario. Tuvimos que pedirle a Neus su tarjeta, ya que la Visa Electron que nos hicimos no vale para todo, más bien para poco ¬¬. Después de conseguirlo, nos animamos bastante.

Fuimos de nuevo al aeropuerto donde conocimos a un biólogo asturiano (lo que son las cosas) que también estaba atrapado. Él llevaba 5 meses haciendo un trabajo en una isla cercana a Reunión, donde hacía escala. Llevaba muestras de todo su trabajo, y como no se fuera pronto, todo el trabajo no le habría servido para nada. El tenía que haber volado el 16 por la mañana (dos vuelos antes que nosotros). Nos dio su número por si le necesitábamos para algo. En el aeropuerto solo había gente haciendo cola y más cola, todo olía a pis. Nosotros estábamos desesperados porque no nos habían llamado y pasaban de nuestra cara, además, apenas entendíamos francés.

Tras estar allí haciendo presión nos fuimos al Carrefour a comprar víveres, comimos en la residencia y por la tarde nos dirigimos hacia un lugar llamado Takamaka, al que Neus aún no había ido y que tenía muy buena pinta.

Y tan buena pinta. Un lugar muy muy húmedo, con montañas altísimas y muchísimas cascadas. Uno de los lugares que más me ha gustado de la isla, increíble.


Nos fuimos tan felices en chanclas, y cuando estábamos a medio camino, bajando para ver el río y las cascadas más de cerca, empezó a llover. Por fin, la lluvia reunionensa que tanto deseábamos. Empezamos a subir hacia el coche, y acabamos bien calados. Pero no me importaba lo más mínimo... Good vibrations.


Nos secamos un poco con las toallas, cogimos el mapa y decidimos ir hacia el Grand Étang. Rosa y yo nos echamos las toallas por encima porque parecía que la lluvia se acercaba. Fuimos descendiendo por un camino lleno de fango, con ranitas en los charcos incluidas, y llenándonos de barro los pies. Al llegar abajo del todo, pudimos ver el estanque que era enorme y muy bonito, también con arroyos que desembocaban en él.



Escuchamos como una cascada que parecía que estaba al girar, pero cuando fuimos a asomarnos, era un nubarrón que estaba descargando a lo bestia al lado nuestro. Apresuramos la marcha de vuelta al coche, pero fue imposible, nos pilló de pleno. Entre resbalones y demás, llegamos con barro hasta las rodillas, nos limpiamos en un merendero y nos subimos al coche de vuelta a "casa".

El segundo coche era "más mejor"

Fue agradable sentir la lluvia sobre nuestra piel... un día muy intenso. Supe que quedaba muy poco para irnos de la isla.

Relacionados

15 agosto 2010

Crónicas viajeras: 14-16 abril

Y seguimos con las crónicas de La Réunion...

Día 14

Nos levantamos bien tempranito para coger una serie de autobuses que, tras más de dos horas, nos dejarían en le Bélier, un pueblo entre los circos de Salazie y Mafate. En el último autobús habían unos niños nativos que nos miraban y no paraban de partirse de risa en nuestra cara. Ya no sabías si estaban emocionados al ver a extranjeros que hablaban español (es el segundo idioma que la mayoría estudia en la escuela), o simplemente de las pintas que llevábamos, qué sé yo. El caso es que había uno de ellos que tenía unas paletas (dientes) impresionantes. Me recordaba al chiquillo de la gorra de Los Diminutos.


Arañas gigantes

Cargados con mochilas con comida, sacos de dormir, esterillas y tiendas de campaña, comenzamos nuestra ruta. El primer paso consistía en subir por la ladera de la montaña unos 6 km, si no recuerdo mal. Empezamos a subir por la carretera (todo curvas) y a los 10 minutos ya creía que me moría, y eso que llevaba la mochila que menos pesaba. Es lo que tiene no hacer deporte en una buena temporada. Sin embargo, al llegar a un sendero mucho mejor, ya que el ambiente estaba más húmedo, andabas por tierra y disfrutabas de las vistas.

Por el sendero podíamos ver helechos arborescentes, cactáceas, árboles cubiertos de líquenes, plantas con bonitas flores y bayas, que también probamos. A la hora de comer llegamos a una especie de bosque rodeado de niebla, con muchísima vegetación y con árboles enormes, donde hacía frío. Era precioso.


Después de comer seguimos ascendiendo un poco hasta llegar a la parte más alta y más plana. Pasamos por la plaine de tamarins, im-presionante. Me recordaba un montón a Jurassic Park. Solo hay que verlo en la foto. Fue uno de los lugares que más me gustó de la ruta.




La tarde fue muy bien, descendiendo paso a paso. Aunque a veces cansa más que la subida, ya que tienes que hacer esfuerzos por no resbalar e ir frenando.

Finalmente, cruzamos un río saltando de roca en roca, hasta llegar a un valle donde buscamos agua y refugio. Encontramos un albergue donde pudimos rellenar las botellas de agua y donde preguntamos si nos dejaban plantar la tienda en el recinto. Ante la negativa, ascendimos algo más y acampamos a eso de las 6 de la tarde, entre montañas.

Hacía muchísimo frío. El ambiente era muy húmedo y hacía mucho viento. Cenamos y nos acostamos a las 8 de la tarde, tras un duro día. A las 10 me desperté creyendo que la tienda se iba a volar, y escuchando como los ratoncillos de campo escarbaban en la basura. Pasé algo de miedo, no lo voy a negar.

Día 15

Nos levantamos a eso de las 7 de la mañana y nos higienizamos como pudimos en el río. Después, comenzamos a ascender hasta el pueblo de Marla, y de ahí, seguimos subiendo la montaña toda la mañana. Creo que fue lo más duro de toda la randonnée, hacía mucho sol y calor, y el ascenso nada más que eran escaleras y escaleras. Mientras que nosotros subimos una vez, una viejuna y su acompañante lo hicieron dos veces. Vergonzoso, sí xD


Marla



Subida mortal

Cuando llegamos a la parte de arriba, de nuevo cambió el ambiente, envolviéndonos otra vez la niebla. Era alrededor de las 12 y la mayoría de franceses sacaron sus barritas energéticas, descansaron 15 minutos y reemprendieron el camino. Nosotros no; sacamos nuestra lata de Raviolis de 1 kg y también preparamos una megaensalada. Fue un buen momento para darnos cuenta de que no llevábamos tenedores y que teníamos que comer con las manos.


En fin, tras reposar un buen rato empezamos el descenso. Para mí fue un poco mortal, muy largo y las botas de montaña que me dejó Neus me rozaban una barbaridad. Las vistas muy bonitas; vegetación sobre vegetación y arroyos y cascadas que caían por la ladera.


Árboles cubiertos de líquenes


Cuando llegamos a la carretera besamos el suelo. Yo no podía más y me puse unas chanclas (eso sí, con calcetines xD). Seguimos andando por la carretera hacia el pueblo de Cilaos (más grande que los anteriores), pasamos por un puente y disfrutamos otra vez de la inmensidad de la isla.


Dio la casualidad de que estábamos bastante cansados y llegamos a una parada de autobús que llevaba hasta el pueblo. Como iba a pasar en breve, nos esperamos. El conductor fue muy majo, nos dejó subir gratis porque el trayecto estaba a punto de acabar. Menos mal que subimos, ya que llegando al pueblo había un montón de curvas mortales que ascendían en zigzag.

Llegamos y fuimos al primer bar que encontramos. Empezamos a comer y a beber cerveza como cosacos. Pudimos disfrutar del lujo de tener un váter. También fuimos a comprar víveres y más bebida a un súper.

Total, acabamos más felices que unas pascuas y nos fuimos a acampar al parque del pueblo. Subrealista. No quiero pensar qué pasaría si acampara en un parque de mi ciudad, pero allí todo es distinto. Nadie se acercó a molestarnos. Teníamos un merendero donde cenamos bocadillos de atún con tomate y donde estuvimos jugando a las cartas hasta las 11 de la noche. Había ranas saltando por el césped... no me gustan las ranas :S


Parquecico en Google Earth xD

Día 16

Por la mañana teníamos que coger el bus de vuelta a casa a las 6, así que nos levantamos a las 5, recogimos todo y allá que fuimos. Casi se nos escapa. Los chicos y chicas cogen el bus a esa hora para hacer dos horas de viaje y poder llegar al instituto... anda que íbamos a ir nosotros al instituto bajo esas condiciones.

Llegamos a Saint Denis (la ciudad donde Neus tenía la residencia) sobre las 10 de la mañana. Un calor increíble. Yo solo quería llegar y ducharme. Peeero, cuando llegamos y nos conectamos a internet... surprise! Los padres de Rosa llevaban desde el miércoles mandándole mails diciéndole que había erupcionado un volcán en Islandia y que posiblemente cerrarían los aeropuertos de Europa por la nube de cenizas. Los últimos mails ya confirmaban el cierre. Así que llamamos a la compañía aérea y Neus e Iván se fueron haciendo autostop al aeropuerto. El resto, tras la merecida ducha, bajamos a Saint Paul para comprar regalos a familiares/amigos, y a comernos un kebab que nos supo a gloria.

Cuando llegamos a la residencia, Neus e Iván tenían noticias frescas: nuestro vuelo del día siguiente había sido cancelado. Yo me puse muy contenta, porque no quería volver tan pronto a casa, el tiempo se me había pasado volando. Aunque después te ponías a mirar las noticias y decían que a lo mejor el colapso aéreo podía durar 6 meses y cosas así... ya te cagabas un poco más.

La tarde la pasamos descansando y por la noche, todos los amigos de Neus de la residencia nos tenían preparada una especie de fiestecilla, ya que supuestamente al día siguiente íbamos a volver a casa. Estuvieron tocando la guitarra, los tamboricos, cantando, bebiendo... fue otra maravillosa noche.

Relacionados:


La ruta en cuestión

28 julio 2010

Little time

Como viene siendo costumbre, ya va tocando escribir algo sobre mi vida del último mes... Parecía que no iba a llegar nunca, pero sí, he acabado la carrera. Ya soy lisensiada.

El último periodo de exámenes fue algo desesperante, sobre todo el último examen, en el que o aprobaba o todo aquello que tengo pensado para el año que viene se iba al garete, idea que no me gustaba nada.


El último mes de mayo también fue bastante estresante, donde se me juntó ir de vez en cuando a cubrir una baja en la clínica, cumplir con mis tareas como becaria de colaboración, asistir al congreso de Valencia, estudiar, ir a clase y entregar trabajos. Aún así... ¡prueba superada!

¿Y ahora qué? Se estará preguntando alguno... aunque también me lo estoy preguntando yo. De momento, tengo cubierto hasta el mes de septiembre. Ahora mismo tengo una beca de iniciación a la investigación en la UMH de Elche, por dos meses, así que trabajo de 9 a 19:00. Se me está haciendo duro, tienes que estar todo el día muy atenta y sin parar de hacer cosas, eso sumado a reactivos, ruidos de maquinas en ocasiones y fungicida... la mayoría de días llego con dolor de cabeza a casa y me acuesto a la hora de las gallinicas, por lo que me quedan ganas de poco, y menos de escribir algo decente. Pero esto me gusta, y mucho. Además, estoy cogiendo soltura y la mayoría de los que estamos en el laboratorio somos gente joven y hay muy buen rollo, este viernes ya tenemos cena y fiesta ^^


Y bueno... en septiembre tengo un trabajillo de 8 días, que no es muy de lo mío, pero oye, me gano algo. Sin embargo, ¿qué pasa después? Pues voy a seguir estudiando (sí, no he tenido bastante), y de momento estoy aceptada en un máster, del que todavía no voy a hablar porque no sé si finalmente me matricularé, ya que eso significa dejar unas cuantas cosas aquí y tener que mantenerme, cosa que veo difícil.


En cuanto a mi tiempo de ocio, éste se resume a los fines de semana. Durante junio estuve yendo a la playa y demás, pero el moreno reunionés que lucía en abril está empezando a cambiar a un blanco laboratorio. Por lo demás, todo se reduce a quedar con gente por aquí y allá cuando tengo algún hueco, y este fin de semana (como ya es tradicional) hicimos la acampada de verano, esta vez en el Camping La Puerta, en Moratalla (cerca de Caravaca de La Cruz, Murcia). El sitio estaba muy bien, es el camping más "pijo" al que hemos ido, con piscina, duchas, lavadoras, frigorífico, botellas de camping-gas... en fin, que comparándolo con Banyeres tiene de todo xD


Había bastante gente, pero nosotros estuvimos en unas parcelas en las que se estaba muy bien, quitando que dos parcelas más para allá teníamos a unos pseudomodernos con trastornos de personalidad. Me explico; cuando llegamos tenían puesto en el coche música en plan alternativo y por la noche acabaron tocando con la guitarra las canciones de Pereza y El Canto del Loco, además de pelearse entre ellos y tener cosas de tontacos. Además, fueron tan listos de tener todo el día la música puesta en el coche. Consecuencia: el coche al día siguiente no lo movía ni dios.


Volviendo al tema en sí, nos bañamos en la piscinica y pasamos un buen rato todos juntos, que es lo importante. En el camping además organizaban eventos extraños como olimpiadas absurdas (no me preguntéis más), y fiesta ibicenca (lol). También fuimos para el río, que está muy chulo, y tiene pequeñas pozas donde te puedes bañar (aunque yo solo aguanté hasta la rodilla xD). Por aquí os dejo alguna fotillo... y hablando de fotillos, todavía no he acabado con las crónicas de mi viaje >_<


Vista desde el puentecillo


Muntanyeta

Misina visitante

En fin, espero que al menos vosotros sí estéis disfrutando de vuestro verano, que yo no voy a tener ningún día de tregua hasta el 7 de septiembre ;*

22 julio 2010

Super Scribblenauts

Si tuviera que elegir mi juego preferido de la Nintendo DS, sin duda alguna, me quedaba con Scribblenauts (lo siento, Profesor Layton). Y es que este juego me ha cautivado completamente.


Imagen de Edison Yan (5TH Cell)


Se trata de un plataformas donde el personaje principal (Maxwell), debe conseguir alcanzar una Starite (una estrellita, vamos) situada en algún punto del escenario. Así, en cada nivel, el jugador deberá escribir una palabra con la que se creará el objeto (animado o inanimado) que la representa y que le ayudará a lograr su objetivo. Y aquí es donde juega un papel fundamental la creatividad de cada uno de nosotros. Además, es algo que se valora positivamente a la hora de obtener monedas con las que después comprarte una bonita brujita de piel verde :3

Algunas personas no están muy conformes con el juego, porque les acaba resultando monótono (el objetivo siempre es el mismo). El mérito que tiene no es pasárselo de cualquier manera, sino ingeniárselas cada vez de una forma distinta para poder coger la Starite. De hecho, cada vez que te pasas un nivel, puedes volver a jugar e intentar pasártelo 2 veces más, pero de modo distinto al anterior, porque (al menos yo) creo que de nada sirve invocar a Dios en todas las pantallas, o tirar un tostador al agua para matar a todos los bichejos. Cada pantalla es un reto distinto.



En octubre lanzarán la segunda parte (Super Scribblenauts), que eso sí que tiene que ser cosa buena. Además de crear objetos, tienes la opción de añadir adjetivos, de modo que como se ve en el trailer, puedes dibujar 3 pandas montados en una bicicleta o el ya conocido velocirraptor rojo elegante, con su monóculo y su chistera. Qué ganicas me dan de tenerlo solo con ver el trailer :_)

Espero que el manejo lo hayan mejorado, porque no sé cuántas veces me habrán matado porque el personaje no iba hacia donde yo marcaba o porque el juego se ha atascado directamente (aunque lo segundo puede ser causa de no tenerlo original...). Y es que este es el punto débil del juego.