04 septiembre 2010

Decisiones

En la vida hay que tomar decisiones, y ésta no ha sido fácil. Me he pasado el verano sopesando los pros y los contras de irme a vivir a Barcelona, ciudad en la que estaba admitida en un máster, o de quedarme aquí.

No me hubiese venido mal cambiar de aires, la verdad. En un principio la idea me parecía agradable, pero a medida que pasaba el verano me estaba dando cuenta de que quizás no fuera la mejor opción, al menos de la forma en que yo quería hacerlo. Y cuando quisiese volver sería más difícil retomar mi vida.


Pero ahora ya lo tengo claro, me quedo aquí, en mi ciudad. Ayer tuve una larga charla con dos investigadores cuyos proyectos me encantan, y se preocuparon tanto por mí y me lo pintaron tan bien (a excepción de que seguiría dependiendo de becas) que me quedo. Empezaré a pasarme por los laboratorios ya el mes que viene, a pesar de que el máster no empiece hasta noviembre. Y si todo sale bien, haré el doctorado.


Sé que es difícil y el camino es duro. Pero estoy decidida a hacerlo. Deseadme suerte.

7 comentarios:

Maha dijo...

Pues seguro que te irá genial :) Muchísima suerte, ánimo y "pa alante"!

Capitán dijo...

Decisión valiente !! Te deseo mucha suerte, seguro que revolucionas la forma actual de entender el páncreas, ese gran desconocido. De momento ya has llegado un piso más alto que los genéticos, doctora :)

Juanma dijo...

Ahora solo mira hacia delante Noelia ^^.

Bocaseca woman dijo...

Muchas gracias a todos :D, qué majicos. Y mucha suerte a vosotros también, pequeños biólogos... solo tenemos que encontrar nuestro camino.

Juanma, espero que estén marchando bien los trámites para la beca de colaboración!

Ricardo Astrauskas dijo...

Pues suerte, y que ojala no hallas desaprovechado una buena oportunidad.

Deed dijo...

Te entiendo perfectamente. Yo hice lo mismo, solo que rechacé Madrid en lugar de Barcelona.

Créeme, si tu corazón está aquí, no merece la pena marcharse. Suena cursi, pero es la verdad más grande del mundo ^^

Bocaseca woman dijo...

Gracias Ricardo y Mirian!

No suena cursi, es una verdad de la que una no se da cuenta hasta que llega el momento. Me ha gustado mucho tu comentario :_D