11 febrero 2010

Aguantarse la risa

Soy una de esas personas a las que les cuesta aguantarse la risa... y eso, en algunas circunstancias no me hace ningún beneficio. A veces me río de cosas ridículas de las que no me debería de reír, o voy por la calle y recuerdo algo y me troncho (aun así, intento aguantarme algo, para que la gente no piense que estoy loca).

La última situación medio cómica sucedió ayer, en el mismo lugar en el que estoy sentada ahora. Durante estos últimos tres días estoy asistiendo a unas conferencias en la universidad sobre nutrición y salud, y las butacas de la sala, a menos que pongas un peso sobre ellas, se pliegan.

Ayer por la mañana, dejé la mochila sobre el asiento de al lado, y llegó una chica que me preguntó si estaba ocupado. Le dije amablemente que no, que ahora mismo quitaba la mochila de ahí para que pudiera sentarse. Me giré y dejé la mochila al otro lado, y escuché un ruido raro al lado mío y un golpecillo. Cuando volví la vista hacia ella, la pobre muchacha se había ido a sentar pero no sabía que la butaca se plegaba (como cuando de pequeño te retiraban una silla para hacerte la gracia), por lo que fue a sentarse y calculó mal, quedándose atrancada en el suelo. Yo la miré y le dije: ¡cuidado!

La chica no me dijo nada, y yo no me reí. Pero luego estuvo mirándonos durante gran parte de la charla a mí y a mi amiga que estaba al otro lado, incluso cuando sacábamos los portátiles miraba a ver que hacíamos. Pues bien, yo estaba intentando aguantarme la risa, pero tenía su imagen ahí en el suelo. Hasta que le dije a mi amiga... ¿has visto lo que le ha pasado? Y me dijo que sí, por lo que nos empezamos a reír un poquito por lo bajini porque ya no podíamos más.

Cuando la charla acabó se levantó y se sentó en otro asiento a unas cuatro filas de nosotras, lo que me hizo sentir un poco mal. No sé, solo se nos escapó una risita en el momento que lo comentamos mi amiga y yo por lo bajini, en el momento en el que se cayó al suelo no dijimos nada. Será que la chica tiene el sentido del ridículo muy desarrollado, a mí si me pasa eso me río y ya está. Y... ¿por qué no dejaba de mirarnos todo el rato? Si no nos habíamos reído de ella en ese momento ni nada. I don't know.

Creo que cuando te pasan cosas ridículas lo primero que uno debe hacer es reírse de uno mismo. Eso sí, a mí que me pongan una cremallera >_<


1 comentario:

aireina dijo...

A mi me pasa lo mismo, tia...pero no me corto un pelo y me rio , eso si, con mucha amabilidad....que se le va a hacer!!
Un beso
Ireneta