15 marzo 2008

Hi

Tengo tantas cosas sobre las que podría escribir, y tan poco tiempo como para hacerlo decentemente, que voy a optar por el post fácil.

Mi vida sigue igual que la última vez que hablé sobre ella, supongo. Salgo con la misma gente, voy a los mismos sitios, sigo yendo a la universidad... y sigo saliendo a buscar especímenes para mi herbario. En este caso, se trata de fanerógamas, a.k.a. plantitas de toda la vida: 100 para ser exactos.


Veo mucho trabajo para que solo cuente un punto sobre la nota final. Coge el coche, recórrete nosecuántos kilómetros, coge las plantas, intenta determinarlas en clase que solo te dará tiempo a determinar 3 o 4, y muérete del asco porque se te podrirán para la próxima práctica (allá por mayo).

Aunque todo tiene su parte buena, y su parte mala. Dejando la mala a un lado, os voy a hablar de la escapadita a la montaña del domingo pasado. No sin antes hablaros de cierta personita xD (tengo un imán para atraer a gente rara...).

El sábado por la noche salimos y nos encontramos con un hombre peculiar que nos preguntó dónde estaba la estación de autobuses: era el doble de Pozi. Se lo indicamos, y se quedó un rato hablando con nosotros diciéndonos cosas raras, como si estábamos preparados ya para O.T. ¿?

A la mañana siguiente, con mucho dolor, tuve que madrugar para ir a votar, ya que luego nos íbamos a la Carrasqueta... Pues me lo volví a encontrar en la otra punta de Elche (I can't believe it), y me empezó a comer la cabeza durante 10 minutos, no pude librarme de él porque estaba esperando a que me recogieran. Entre otras cosas, me contó que era de Sevilla (torero, por cierto) y que había venido a matar a un hombre y a enterrarlo en un descampao... Me preguntó si le había visto, que se solía poner barba para confundirle.

O_O

También me contó que atracaba bancos, y que le habían visto por Elche... A lo que pregunté: ¿El Solitario? Y me dijo que sí. En fin, estuve hablando con el pobre hombre borracho inofensivo hasta que llegó Andrés, que el muy cochino estaba paseando tranquilamente a las perricas ¬¬

Recogimos a Sergio y a Miriam y nos dirigimos a San Vicente, porque habíamos quedado con otra chica (Andrea). Desayunamos, vimos a una mujer vestida de una forma muy extraña y a las 11 salimos de allí porque Andrea no apareció...

Fuimos a la Carrasqueta, y tras esquivar docenas de motoristas nos metimos a un camino de cabras, preguntamos a unos guiris y llegamos a... ¿la cima? ¡Qué frío! Me hizo recordar que todavía estamos en invierno. Vistas:


Tras ciertas anécdotas como el intento de alguien de plantar un pino (xD) y lo acabados que estamos algunos a la hora de subir una ladera, volvimos al coche, algo decepcionados porque apenas habíamos cogido unas 10 plantas diferentes.

Supuestamente nos íbamos a ir a Agres, pero no sé cómo, acabamos en Banyeres (si alguien lo recuerda, estuve allí de acampada este verano). Allí la cosa pintaba mejor.


Qué a gusto se va en un coche
descapotao



¡Aire fresco!


Estuvimos por la orilla del río Vinalopó (hay que ver lo bonito que está allí y la mierda que tiene aquí), y nos volvimos locos buscando. Hay vídeos realmente tristes que lo demuestran, cuando los vea moriré de risa.



Árbol guay

Y... nada más, comimos rapidillo y volvimos a casa: en total, 250 kilómetros. Espero que os hayan gustado las fotos, esta última la tengo de fondo de escritorio, me encanta.




Besos y hasta la próxima ^^

2 comentarios:

Chú dijo...

dichosas carreras, dichosa universidad. Te hace hacer cosas estúpidas que te preguntas ¿para qué?

Pero bueno, al menos te has entretenido.

Yo me voy a dormir que ya son horas.

Besos

Kimaera dijo...

Fue divertido,siiiiip ^^

Ya me decidí y tengo blog.
No es mucho,pero voy poniendo cositas.
Nos veremos en clase!!

x_a_o